Aumenta explotación infantil en la capital

Niños y niñas de los tres hasta los 14 años se observan en diferentes cruceros de la capital oaxaqueña, cuya jornada laboral aumenta en temporada vacacional con la complacencia de las autoridades municipal y estatal.

Desde el crucero de Cinco Señores, Hacienda Blanca y Monumento a la Madre, hasta en las inmediaciones del estadio de Beisbol y la Experimental, se observan menores de edad que además de vender dulces, hacen actos de malabarismo y limpian parabrisas.

Algunos automovilistas consideraron un alto riesgo para los niños en esta situación, no sólo porque son vulnerables a todo tipo de violaciones a sus derechos humanos, sino por el riesgo a ser atropellados.

«Algunos niños son muy pequeños y se están moviendo entre los coches; muchos no se ven y en una ocasión vi que por poco atropellan a uno», expuso José Alberto Díaz, conductor y vecino de la agencia de Santa Rosa.

Aunque muchos trabajan en compañía de sus madres, la mayoría lo hace en grupos de otros niños que se coordinan para abordar a los automovilistas desde las 8:00 hasta las 19:00 horas, aproximadamente.

«Muchos niños están desde temprano en los cruceros y sin suéter a pesar del frío que se siente; otros tampoco tienen con qué protegerse de los rayos del sol del mediodía y están expuestos a muchas enfermedades», expuso una vendedora cercana al crucero del Monumento a la Madre.

Los niños están atentos a que ningún automovilista intente tomarle fotos; si observan a alguno se tapan la cara o se voltean con enojo.

Para que el Sistema DIF Oaxaca pueda actuar y proteger a estos menores, se requiere de la denuncia ciudadana, al considerar que este organismo no actúa de oficio en el caso de los menores que laboran en los cruceros.

fuente http://imparcialoaxaca.mx/

Leave a Comment