El 80 % de los mexicanos desconoce que hay que vacunarse de adulto

Ciudad de México, 24 de octubre (SinEmbargo).- El 83 por ciento de los mexicanos desconocen que las vacunas se aplican después de la infancia, y la mitad de este grupo es incapaz de recordar cuándo fue la última vez que se vacunó, estos datos fueron los resultados de una encuesta realizada por la organización Curarse en Salud.

Si bien la muestra sólo fue de 500 personas, la doctora Alma Romero García explicó en conferencia de prensa que la gran mayoría de la población desconoce los pasos a seguir para inmunizarse de una serie de enfermedades prevenibles. “No se están vacunando por deficiencia de información”.

A partir de los 12 años de edad las tasas de vacunación descienden hasta en un 80 por ciento, refirió la encuesta. “Esto podría indicar que las cifras de vacunación oficiales son menores de lo que se reporta”, dijo Romero.

El doctor Raúl Dorbeker Azcona del Hospital Juárez del Centro explicó que además de las vacunas en la infancia las personas adultas deben tener en cuenta otra serie de vacunas. Entre ellas están las que previenen de:

• Virus del Papiloma Humano (en la adolescencia, tres dosis)

• Refuerzo de la vacuna triple viral: sarampión, rubiola y paperas

• Difteria, tosferina y tétano

• Varisela (a quienes no les ha dado la enfermedad)

• Hepatitis A

• Meningococo (pese a los escasos brotes dentro de las fronteras)

• Influenza (aplicación anual)

• Neumococo (cada cinco años en adultos mayores)

• Hepatitis B

De esta última Dorbeker resaltó que el propósito es reforzar durante la adolescencia las aplicaciones puestas, previamente, a los dos y cuatro meses de nacido. “Se recomiendan otras tres dosis de refuerzo. Luego, se recomienda aplicar cada 5 años el mismo refuerzo”, detalló.

En el caso de que la persona no recuerde si ya se vacunó, por falta de orden en el registro de inmunizaciones, el especialista indicó que repetir la aplicación de una vacuna no tiene efectos adversos en los pacientes.

“Se pueden determinar los niveles de anticuerpos por medio de una examen pero es muy caro. Generalmente las vacunas son muy seguras. De cada millón de aplicaciones, sólo una o dos pueden tener efectos adversos”.

La encuesta de Cuidarse en Salud reveló que la resistencia a las vacunas aún existe. Por ejemplo, en el caso de la vacuna contra la influenza, una de las que mayor exposición mediática ha recibido de acuerdo con Curarse en Salud, el 56 por ciento de los cuestionados aceptó rehuir de su aplicación, aunque sí sabían de la necesidad de hacerlo.

“La razón por la que los adultos no se están vacunando es por la mala información que se maneja en redes sociales”, dijo Romero.

La doctora Hayanin Cortés García, de la Asociación Mexicana de Epidemiología, explicó que los estados más afectados en el país son Oaxaca, Chiapas y Guerrero.

“A pesar de que tenemos un programa de vacunación en estos estados es donde más niños hay. Y el reto de los epidemiólogos es mejorar la calidad de las estadísticas y de tomar decisiones adecuadamente”.

Por su parte, María Pilar Collantes, representante de Voces Ciudadanas Perú, enfatizó que a pesar de que México tiene algunos de los indicadores más altos en la región de vacunación, carece de un sistema detallado de transparencia.

“Necesitamos las tasas de cobertura por distrito, por unidad, por colonia, es más en el último consejo directivo de la Organización Panamericana de la Salud se enfatiza que en la región no se alcanza la cobertura del 95 por ciento”.

La Encuesta Nacional de Salud del 2012 mostró que el 94.9 por ciento de los entrevistados refirieron que los menores de cinco años de su familia contaban con la Cartilla Nacional de Salud (CNS), sin embargo, sólo el 61.3 por ciento mostró la posesión de la misma.

“México cuenta con una alta cobertura de vacunación, pero esta va encaminada a etapas tempranas, pero conforme pasa el tiempo esta información es más deficiente, al punto que la población no sabe de la necesidad de volver a vacunarse”, dijo Romero al respecto.

La especialista peruana explicó que para mejorar el reporte epidemiológico el sistema de salud debe empezar por etiquetar los recursos que la federación envía a las entidades.

Para el próximo año el programa de vacunación de la Secretaría de salud destinará mil 880 millones de pesos a esta causa.

“El presupuesto para hacer detalle de información tiene que ir acompañado de candados. Se debe evitar que el recurso se vaya a otras áreas”, dijo Collantes.

fuente imparcialoaxaca.mx

Leave a Comment