El último adiós a Edward en Oaxaca

A las seis de la tarde el pequeño ataúd blanco descendió a la tierra. Al aire flotaron las notas del Dios Nunca muere. Un par de globos blancos corrieron al cielo con el viento helado. El sepelio de Edward había concluido.

Daniela y José, padres del pequeño quien el pasado lunes falleció por una presunta negligencia médica, lo vieron partir con el luto en el corazón pero de frente, de pie, envueltos en los aplausos y porras brindadas como último adiós en el panteón de San Francisco Telixtlahuaca.

A las 16:00 horas la iglesia comenzó a llenarse de familiares y amigos del matrimonio Luna Trujillo. Decenas de personas colmaron el lugar con flores blancas, globos y fotografías de Edward.

Durante la misa de cuerpo presente el sacerdote pidió por el eterno descanso del pequeño. Con un emotivo mensaje invitó a los padres de Edward a buscar la resignación y paz para su hijo.

La muerte de un niño, señaló, siempre es absurda pues apenas está floreciendo a la vida, sin embargo expuso, deja una reflexión de paz.

Cobijados por las imágenes religiosas, el sacerdote recitó parte de una carta escrita para padres que han perdido a sus hijos. “No sé qué paso mamá, pero ahora te siento más cercana a mi, siento cómo palpita tu corazón como cuando estaba en tu vientre. Sé que sufres y lloras, pero mamá, soy feliz por que estoy entre las nubes y junto a Dios», exclamó.

Tras la misa, el ataúd salió cargado por tíos de Edward y seguido por Daniela y José, todos vestidos de blanco. Con el sol pintando de cobrizo la iglesia de San Francisco, el cortejo fúnebre condujo a Edward hacia la casa de su abuela, en donde hizo una parada antes de llegar al camposanto.

Al estilo de las calendas oaxaqueñas, una marmota, música y regada de dulces evocó un ambiente de fiesta y alegría, pues así se acostumbra en Telixtlahuaca a despedir a quienes han fallecido en la niñez.

El deceso de Edward

El niño de 3 años de edad murió el pasado lunes 27 de noviembre presuntamente por una negligencia médica, durante una intervención quirúrgica por fractura de brazo realizada en una clínica particular de esta capital. La familia ha exigido una investigación a fondo y la aplicación de la justicia.

Sobeyda López, abuela de Edward, demandó al fiscal de justicia del estado, Rubén Vasconcelos Méndez dar seguimiento al caso y no dejar que quede en la impunidad. De la misma manera pidió a la presidenta honoraria del DIF, Ivette Morán de Murat, ponerse en los zapatos de la familia.

“Le suplicó que se toquen el corazón y hagan de cuenta que es su hijo, que hoy soy yo, mañana pueden ser ellos o sus hijos. No sé vale que mi niño haya muerto de esta manera”.

FUENTE Citlalli Luciana

Leave a Comment