Incrementa abuso y explotación infantil

Con la temporada vacacional por la celebración de la Navidad y fin de año, decenas de niños en situación de calle se observan desde temprana hora en las principales calles de la capital y municipios conurbados.

La mayoría de los infantes oscilan entre 5 a 12 años de edad y se les puede ver en los distintos cruceros y los importantes centros comerciales, mercados o zonas de gran afluencia turística, en donde se dedican a la venta de dulces y chicles.

Otros, sobre todo menores de cinco años, son acompañados por sus padres que mendigan el dinero de los transeúntes. Algunos pasean por las banquetas y otros lucen dormidos por varias horas.

Ante esta situación que incrementa en cada temporada vacacional, las autoridades del DIF estatal exhortaron a la población a denunciar este tipo de casos.

Al reconocer que el organismo no actúa por oficio y necesariamente debe haber una denuncia, la directora del DIF estatal, María de Fátima García León, afirmó que en este tipo de prácticas se platica con los padres para sensibilizarlos y garantizar un ambiente sano a los menores.

Destacó que el DIF Estatal coordina esfuerzos con los sistemas DIF municipales y Cruz Roja, entre otros, donde se verifica que los niños y niñas que trabajan en las calles estén con sus padres y no sean víctimas de trata.

Insistió en que la ciudadanía apoye con la denuncia para que el DIF Estatal o Municipal acuda y tome conocimiento del caso.

Recordó que el DIF cuenta con una estancia infantil donde pueden recibir a los niños si los padres tienen que trabajar en la calle. “Los niños pueden permanecer durante el día y podrán recibir desayuno y atención psicológica”, expuso.

Recordó que de manera desafortunada el DIF no tiene facultades para retirar de la calle a los menores que diariamente se observan trabajando en distintas partes de la capital, “porque están en su derecho de estar ahí”.

“Lo que nos corresponde es sensibilizar y verificar que los niños estén con sus familiares y no sean víctimas de trata. Si recibimos una denuncia el DIF actúa y puede haber sanciones para los padres por no cuidarlos en un ambiente sano. Si alguien está drogando a sus hijos podrían perder la patria potestad”, destacó.

Exhortó a la población a denunciar los hechos ante el ministerio público o a los teléfonos 5015050, 066 o 089, donde pueden ser canalizados con las autoridades competentes.

fuente imparcialoaxaca.mx

Leave a Comment