«Paralítica», ley para donar órganos en Oaxaca

Oaxaca.- En tanto el arzobispo José Luis Chávez Botello defiende la donación de órganos y trasplantes, porque asegura que constituyen actos de amor moralmente lícitos, que ofrece esperanza de salud y de vida a muchas personas, el legislador y presidente de la Comisión de Salud de la 62 Legislatura local, Javier Barroso Sánchez, expone que a casi un año de haber sido aprobada la ley estatal en la materia, es inaplicable porque carece de reglamento. Esa facultad, fijar reglas, compete a funcionarios de los Servicios de Salud de Oaxaca, aclara.

Resulta desafortunado que a un año de la publicación de la Ley para la Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células Humanas para el Estado de Oaxaca, el 19 de mayo de 2015, las autoridades sanitarias de Oaxaca no elaboren aún el reglamento correspondiente, expone de su lado Pedro Aarón Santiago, presidente del Colegio de Traumatología y Ortopedia.

“El primer paso está dado con la creación de la Ley para la Donación y Trasplante de Órganos, ahora es urgente que el gobierno estatal tome conciencia y, con voluntad política y justificación social, gestione los recursos para invertir en la creación de la infraestructura y la tecnología para ese propósito”, destaca por su parte Ángel Ojeda Alcalá, cirujano de trasplante renal por el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez.

El trasplantólogo admite que en Oaxaca, y en gran parte de la República Mexicana, es casi nula la cultura para la donación de órganos, células y tejidos, a pesar de que esos actos de bondad permiten mejorar la salud o prolongar la existencia de pacientes que requieren de un trasplante.

Sin embargo, en el caso de Oaxaca, el problema no sería de donadores en este momento, sino de infraestructura y tecnología para procurarlos.

Ilustra el trasplantólogo del Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca (HRAEO) que “en los casos de donador vivo, debemos enviar los órganos rápidamente al Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), porque de lo contrario, se pierden”.

Un riñón debe ser trasplantado entre las ocho y las diez horas siguientes a su extracción, mientras que un hígado, entre las seis y las ocho horas posteriores a su retiro del donador.

Cosa distinta es la donación cadavérica, pero ésta tampoco se realiza en Oaxaca, “porque carecemos de un laboratorio de histocompatibilidad. Es la piedra que falta para el desarrollo de una lista de donador cadavérico en atención de necesidades locales. Se necesita ese laboratorio para que mida la compatibilidad”, advirtió.

En el caso del hospital alta especialidad, indicó que se trabaja en esa ruta. “Todo este año y parte del siguiente se seguirá trabajando en un ambicioso proyecto para desarrollar el primer trasplante renal de donador cadavérico”.

Y puntualizó: “hacerlo hoy resultaría imposible, porque no tenemos todavía el laboratorio que permita confirmar a qué paciente le puede quedar el riñón de un cadáver”.

El ambicioso proyecto es que en un momento no muy lejano, en el hospital regional sea factible trasplantar a pacientes de los institutos Mexicano del Seguro Social (IMSS), del ISSSTE, o de la unidad hospitalaria Doctor Aurelio Valdivieso. Insiste: “la creación de un Laboratorio de Histocompatibilidad, es responsabilidad de los gobiernos federal y estatal”.

Por especialistas “no paramos”. Oaxaca cuenta con siete trasplantólogos. Tres trabajan en el IMSS, y cuatro en el HRAEO, pero uno no está en activo. Con esa cuota, para el tamaño de la población oaxaqueña, es suficiente.

Para el cirujano es importante que el gobierno estatal informe hasta dónde está comprometido para evitar que la Ley para la Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células Humanas para el Estado de Oaxaca, no quede reducida a «letra muerta».

Donación, acto de amor: arzobispo

Convencido de que la donación de órganos y trasplantes representan actos de amor en apoyo de la salud de nuestros semejantes, el arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera, José Luis Chávez Botello, dice que la iglesia Católica apoya y apoyará siempre esos hechos de bondad.

En alusión a quienes consideran que la religión católica representa «cuello de botella» para la donación de órganos, tejidos y células humanas, sostiene que esos actos de bondad no constituyen pecado.
Más de 20 mil, en lista de espera

No hay tiempo qué perder si consideramos que sólo en Oaxaca existen entre 500 y 700 pacientes[tab]renales que viven en estado crítico y sólo la donación de un riñón puede salvarlos.
De acuerdo al banco de información del Cenatra, al corte del pasado 24 de abril había en lista 20 mil 184 pacientes en espera de un trasplante. De esa cifra, doce mil 181 esperan trasplante de riñón, siete mil 513 de córnea y 416 de hígado.

Lo que dice la Ley estatal de donación de órganos:

Artículo 76. Las personas que tengan una discapacidad mental, la cual impida manifestar si tienen la voluntad propia para la decisión de ser un donador, así como aquellos que clínicamente estén diagnosticados como enfermos crónicos o terminales no podrán donar sus órganos en vida ni después de su muerte.

Artículo 78. La donación de órganos, tejidos y células progenitoras hematopoyéticas, se hará con fines de trasplante, rigiéndose por los principios de humanismo, bioética, altruismo, sin lucro y confidencialidad, quedando estrictamente prohibido el comercio de ellos.

Artículo 82. No se podrán usar con fines de donación las gónadas y tejidos de embriones o fetos.

Artículo 80. Los órganos y tejidos que sirven para trasplante son:

Riñones
Corazón
Hígado
Páncreas
Intestinos
Pulmones
Piel y sus anexos
Huesos y cartílagos
Medula Ósea
Corneas y escleróticas
Hipófisis
Requisitos para ser donador:
Artículo 86. Los Ayuntamientos a través de los sistemas de desarrollo integral de la familia, así como de las regidurías o comisiones en materia de salud, deberán canalizar o informar sobre los requisitos para que alguien pueda ser candidato a donador;
En las instituciones médicas públicas y privadas, así como en las clínicas rurales, se deberá contar con información en materia de donación. Además de mostrar el padrón sobre aquellos procedimientos quirúrgicos y establecimientos hospitalarios que ya estén autorizados para poder realizar trasplantes y en el ramo que lo realicen;
En el caso de querer ser donador expreso, solicitará la tarjeta de donador voluntario, la cual deberá ser llenada y firmada tanto por el donador como por dos testigos;
Acudir ante un notario público, para solicitar el acta en donde se exprese su consentimiento voluntario de ser donador.
Ingresar en el portal electrónico del Centro Nacional de Trasplantes para registrarse de forma confidencial en el sistema de donadores, o acudir a las instituciones médicas autorizadas por el Consejo para el mismo fin; y,
En caso de una donación en vida, el donador deberá previamente someterse a una valoración médica y psicológica, sujeta al protocolo oficial correspondiente, el cual le permita conocer si está en las condiciones adecuadas, su compatibilidad con el receptor, así como los posibles riesgos del procedimiento quirúrgico.
La presente ley, fue aprobada el 9 de abril de 2015 y publicada en el Periódico Oficial Extra del 19 de mayo del mismo año.

fuente http://www.nvinoticias.com

Leave a Comment