Cómo funciona la maquinaria de hacer santos en la Iglesia

La canonización es un proceso para el que la Iglesia católica dispone de una maquinaria burocrática compleja, pero bien engrasada. Tanto, que algunos se refieren a ella como «una fábrica de santos».

Por ese proceso pasó Juan Pablo II, Juan XXIII y -con variaciones en función de las épocas y los casos- los miles de santos reconocidos por el Vaticano.

La Congregación para las Causas de los Santos es la encargada de «regular el ejercicio del culto divino y de estudiar las causas de los santos».

Por este «ministerio de la santidad» –dirigido por el cardenal Angelo Amato- pasan los candidatos a la canonización.

Sin embargo, es el Papa quien tiene la última palabra, el único con poder para decretar la santidad. Y en las últimas décadas, este poder se ha ejercido cada vez con mayor asiduidad.

Durante su pontificado, Juan Pablo II nombró a más 480 santos, más de cuatro veces los canonizados por el resto de pontífices del siglo XX juntos.

fuente msn.com

диван угловой купить
www.germanhouse.com.ua
www.my-mebel.net

Leave a Comment