Al menos un tercio de la producción alimenticia mundial se desperdicia, lo cual es altamente dañino para el medio ambiente, ya que los recursos naturales no se aprovechan adecuadamente, lo que genera un desgaste de la tierra.

Por esto, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), decide que el Día Mundial del Medio Ambiente gire alrededor de tres puntos: piensa, aliméntate y ahorra.

Se estima que todos los días siete personas duermen con hambre, más de 20 mil niños menores de cinco años mueren por hambre, mientras más de un billón de toneladas de comida son desperdiciadas.

Dichas cifras son dadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). También señala que de la superficie habitable se utiliza un 25% para producción  alimentaria, 70% de consumo de agua, 80% corresponde a deforestación y 30 puntos porcentuales de gases.

El hambre en Oaxaca

Tan sólo en la capital, el desperdicio de comida oscila entre media tonelada y una tonelada, siendo la Central de Abasto la zona principal donde más alimento se tira a la basura, sobre todo el martes y viernes, días de plaza.

En estos desechos, llamados desperdicios, al menos 10 familias buscan el sustento alimenticio, entre ellas la señora Gabriela Rosales, quien desde hace dos años acude a la rampa de “La Central”, de donde extrae pan y diversas verduras.

“Muchas personas lo consideran sucio, pero aquí se encuentra comida que aún sirve, solo necesita lavarse y se desinfecta”, comenta Gabriela Rosales. Con la selección de legumbres de la rampa, ella alimenta a tres hijos.

Situación similar viven los trabajadores del basurero municipal, los llamados pepenadores, ya que sus ingresos diarios son de 40 pesos, pero hay días en los que pueden generar 200 pesos, sin embargo, eso no les permite tener acceso a una alimentación completa.

Por esto, además de extraer de la basura el pet y el aluminio para vender, en ocasiones aprovechan los alimentos que se pueden rescatar, situación que pone en riesgo su salud, al igual que los pepenadores de La Central.

 

El aire que enferma

Si bien a nivel mundial la preocupación de este día es hacer conciencia de los residuos alimenticios, en la entidad, además de enfrentar este problema que afecta al medio ambiente, también presenta una sobre población vehicular y este año una pérdida significativa de flora a causa de incendios forestales.

En la ciudad circulan alrededor de 400 mil vehículos, pues cada año el número crece en un 10% aproximadamente, además que 100 mil carros padecen subregistro, ya que cuentan con placas de otros estados o no las tienen.

Un vehículo compacto llega a generar nueve gramos de monóxido de carbono, al mes son 982 gramos, cantidad que basta para que una persona se enferme de las vías respiratorias.

Tan sólo en el exterior del Instituto Tecnológico de Oaxaca (ITO), en 20 minutos de tráfico vehicular, un litro de aire contiene 0.75 mililitros de dióxido de carbono, mientras que en el interior, el contenido es de 0.20 mililitros.

Cifras que son producto de una medición que hicieron los alumnos de ingeniería química del instituto. Los datos reflejan la contaminación que existe dentro y fuera del ITO durante estos cinco meses del año.

Los estudiantes señalan que la diferencia se debe a que en el interior de la escuela hay al menos 100 árboles, los cuales absorben el dióxido, lo procesan y lo convierten en oxigeno, mientras que la vía pública carece de arbolado.

El estudio, realizado en el crucero de Calzada Madero y Avenida Tecnológico, así como del puente de San Jacinto, demuestra que el 2012 ha sido uno de los más contaminados, ya que la concentración de dióxido de carbono alcanzó los dos mililitros por cada litro de aire.

Aunque esta cantidad parece mínima, para los estudiosos de la química ambiental, es una gran concentración de contaminantes, por lo que la titular de la materia, Nieves Bolaños Zambrano expresa que implementar el programa hoy no circula es necesario.

 

Oaxaca, primer lugar en incendios

A nivel nacional la entidad ocupa el primer lugar por superficie afectada a causa de incendios forestales, situación que coloca a este año como el más crítico en el tema, ya que hasta marzo se habían registrado 44 incendios más que el resto del año pasado.

En el 2012 se contabilizaron 65 siniestros, en marzo se tenía el registro de 109, pero para mayo los incendios aumentaron en un 70%, con un total de 262 en toda la entidad.

Situación similar sucede con la superficie afectada, que el año pasado fue de mil 723 hectáreas, para marzo era de cinco mil 66, las cuales crecieron en un 84%, al tenerse ya 27 mil 124 hectáreas dañadas por el fuego

fuente imparcialenlinea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *