La boda falsa de Peña Nieto y Angélica Rivera

EPN_Angélica_Rivera_Boda_Falsa

Después de leer el excepcional reportaje de Carmen Aristegui, sobre la falsedad de la pareja presidencial, lo único que se le debe de exigir al cardenal Norberto Rivera Carrera, es que evite que Angélica Rivera salude al Papa Francisco, porque de ser así estaría cometiendo un grave atentado contra las creencias de millones de católicos.

Es en gran manera devastador lo difundido por Aristegui Noticias, y si el jefe del Estado Vaticano, permite que la Gaviota le haga reverencia y se tome la foto pal’ Face con él, la credibilidad y honestidad de Jorge Bergoglio quedarán en entredicho.

Hace apenas unos días, el Papa Francisco puntualizó en un mensaje televisivo, que él desea ver a un México progresista, no a un México corrupto, violento, lleno de drogas y tráfico de personas. Entonces si el Papa es coherente, hasta debería de cancelar su visita a México.

Por supuesto que el Vicario de Cristo no pospondrá su viaje a nuestro país solo por culpa de Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, porque más allá de ver a políticos llenos de maldad, Bergoglio viene a saludar la fe de millones de mexicanos que lo admiran por ser un hombre crítico del poder insalubre.

Palabras más palabras menos, Aristegui Noticias ha revelado documentos oficiales de la Iglesia Católica, donde se señala que el matrimonio de Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera está plagado de irregularidades. La boda de esas personas, es más falsa que la honestidad de la misma Gaviota.

El penoso asunto involucra al cardenal Norberto Rivera Carrera, quien en vez de realizar una exhaustiva investigación sobre el anterior matrimonio de la actriz de Televisa, prefirió castigar a José Luis Salinas Aranda quien fue el obispo que señaló todas las fallas y errores de la supuesta boda entre Peña y la Gaviota.

Para agudizar la gravedad de este negro episodio, la revista Proceso indica que el presbítero Salinas Aranda, murió de cáncer el 7 de octubre de 2015, abandonado por Norberto Rivera, y sin ningún reconocimiento a su vasto legado pastoral.

Sin embargo José Luis Salina Aranda hizo lo mejor: recopiló todo el negro historial del enlace matrimonial entre Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, para que Carmen Aristegui los hiciera públicos, y se conociera de una vez por todas que dicha boda fueilegal en todos los sentidos.

¿Permitirá el Papa Francisco que Enrique Peña y Angélica Rivera le besen la mano?

¿Sabrá Jorge Bergoglio que el mismo Satanás lo está esperando con los brazos abiertosen México?

¡Bienvenido seas Papa Francisco al México corrupto que tanto desprecias!

(Editorial)

*Reportaje completo de Aristegui Noticias titulado,  “El expediente secreto de la boda PeñaNieto-AngélicaRivera”

fuente http://www.politicayestilo.com/

Una investigación periodística vuelve a poner bajo la lupa al entorno de Enrique Peña Nieto.

Meses atrás el caso de la millonaria mansión del presidente mexicano y su esposa se saldó con una criticada investigación del propio gobierno que desestimó cualquier irregularidad.

Ahora el mismo equipo de periodistas que destapó el escándalo de la «Casa Blanca» cuestiona cómo Peña Nieto logró casarse con Angélica Rivera y la forma en que la Iglesia católica mexicana agilizó la anulación del matrimonio previo de la primera dama.

Esta información se conoce pocos días antes de que el Papa Franscisco realice su primera visita oficial a México, el próximo 12 de febrero.

Mientras el gobierno mexicano asegura que todavía no existe una postura oficial sobre el tema, desde la Arquidiócesis de México se dijo a BBC Mundo que el reportaje «utiliza medias verdades para confundir a la opinión pública».

La polémica en torno al enlace entre el mandatario, de 49 años, y su esposa, de 46, no es nueva pues desde los inicios del vínculo se ha especulado con que se trataba de un romance orquestado para potenciar la llegada de Peña Nieto a la presidencia.

«Craso simulacro de justicia»

De acuerdo con la investigación divulgada el fin de semana por Aristegui Noticias y el semanario Proceso, la boda en noviembre de 2010 entre Peña Nieto y Rivera, hasta ese entonces una famosa y popular actriz de telenovelas, «se hizo posible a partir de un proceso plagado de irregularidades, falsedades y simulación al interior de la Arquidiócesis Primada de México».

Ocurrió, según documentos vaticanos, tras lo que el Tribunal de la Rota Romana, un tribunal de apelación de la Santa Sede, calificó de «craso simulacro de justicia».

La historia se remonta a comienzos de diciembre de 2004 cuando Rivera contrajo matrimonio con el productor de televisión José Alberto Castro en una iglesia de la colonia Roma de la capital mexicana. Días después realizaron otra ceremonia religiosa en una playa de Acapulco.

En ambas estuvo presente José Luis Salinas, fallecido el año pasado, considerado el «sacerdote de las estrellas» y quien se convertiría en personaje central de la trama.

Decreto de anulación

Rivera y Castro se divorciaron en 2008, en noviembre de ese año Peña Nieto, en ese entonces gobernador del estado de México, anunció su noviazgo con la intérprete.

En mayo del año siguiente, apenas dos meses después de haber iniciado un proceso que suele resultar largo y complejo, la actriz consiguió que la Iglesia decretara que su enlace era «nulo e inválido por defecto de forma canónica».

De esta forma, quedaba abierta la puerta a celebrar una boda religiosa con Peña Nieto, quien ya se perfilaba como candidato a la presidencia.

La investigación periodística fue llevada a cabo por Aristegui Noticias y el semanario Proceso.

Poco después de la anulación, Rivera explicó en una entrevista: «El día que me casé con El Güero Castro, ése día me divorcié por algo que sucedió entre él y yo después de la boda. Pero eso sólo lo saben mis hijas y yo me lo voy a llevar a la tumba».

Y agregó: «Después de mi divorcio civil, pedí la anulación de mi matrimonio por la Iglesia y hasta entonces me enteré de que la Iglesia no puede hacer válido el supuesto matrimonio de la iglesia de Fátima porque no se corrieron amonestaciones, en la ceremonia del 2 de diciembre no hubo anillo, no hubo lazo y, por si fuera poco, el padre de la iglesia de Fátima que firmó el acta no tenía permiso para celebrar el sacramento. Por eso la Arquidiócesis Primada de México lo resolvió como una ‘falta de forma canónica’, pero la verdad fue un error nuestro porque no sabíamos que se podía presentar esta situación…».

La investigación contra el sacerdote

Al mes siguiente de la anulación, la Arquidiócesis de México inició una investigación contra el sacerdote Salinas que determinó irregularidades.

De acuerdo a las autoridades eclesiales, Salinas fue responsable de haber «simulado la administración del sacramento y del matrimonio» y lo cuestionaban por «no tener licencias» de la Arquiócesis y de «haber actuado durante varios años públicamente como si las tuviera».

Peña Nieto y Rivera comenzaron su relación cuando el actual presidente era gobernador del estado de México.

Salinas quedó vetado y sin poder ejercer su actividad como sacerdote.

El caso llegó al Tribunal de la Rota Romana que, según los documentos de la investigación, en 2012 determinó que en el proceso contra Salinas hubo «un craso simulacro de justicia construido confusamente».

«El acusado nunca fue citado judicialmente (…) nunca fue nombrado un abogado para su defensa», determinó el tribunal de apelación del Vaticano.

Salinas envió una carta a Peña Nieto advirtiéndole de «irregularidades canónicas» en el proceso en su contra» donde hablaba de implicaciones «muy graves».

El sacerdote aclara que él no celebró el matrimonio en la playa de Acapulco, que aseguró que en realidad se trató de una ceremonia de acción de gracias y una repetición de los votos matrimoniales, y que el verdadero enlace había tenido lugar en la iglesia Nuestra Señora de Fátima donde sí estuvo presente pero que no ofició.

Rivera era una reconocida actriz de telenovelas antes de casarse con Peña Nieto.

De esta forma, y según esa versión, el primer matrimonio de Rivera habría sido anulado de forma irregular por lo que su enlace con Peña Nieto no debería haber sido posible.

Salinas, quien se encontraba enfermo de cáncer, le escribió en septiembre de 2013 una carta al papa Francisco para relatarle su versión de los hechos y pedirle asistencia.

El sacerdote falleció en octubre pasado.

«Medias verdades»

La Iglesia católica mexicana desestimó las acusaciones hechas por Aristegui Noticias y Proceso.

Rivera estuvo casada entre 2004 y 2008 con un productor de televisión

«Ese reportaje utiliza medias verdades para confundir a la opinión pública», le dijo a BBC Mundo Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis de México.

El portavoz asegura que el juicio de nulidad «está perfectamente hecho y no tiene ningún defecto».

El reportaje, añade Valdemar, «usa» el caso del padre Salinas y «la descalificación de la Rota Romana al tribunal de la Arquidiócesis por el caso Salinas para confundir y hacer pensar que esa descalificación es del proceso de nulidad y son dos cosas totalmente diferentes».

El gobierno mexicano no emitió ninguna declaración tras la publicación del reportaje y desde presidencia se dijo a BBC Mundo que «por el momento no hay una postura oficial».

fuente msn.com

 

Leave a Comment