La policía de Sao Paulo cree que un adolescente de 13 años mató a sus padres policías, a su abuela, a su tía abuela y luego fue a la escuela, antes de suicidarse, en un caso que conmociona a Brasil y que es investigado.

El sargento Luis Marcelo Pesseghini, de 40 años; su mujer Andreia Regina Bovo Pesseghini, cabo de la Policía Militar, de 35 años, y el hijo Marcelo Eduardo, fueron encontrados muertos a tiros en la sala de estar, en una casa en la zona norte de Sao Paulo.

Debajo del cuerpo del niño, que era zurdo y falleció de un disparo en la sien izquierda, fue hallada una pistola calibre .40.

En otra casa adjunta, en el mismo terreno, fueron encontrados los cuerpos de Benedita Oliveira Bovo, de 65 años, madre de Andreia, y Bernadette Oliveira da Silva, de 55 años, hermana de Benedita.

Las mujeres aparecieron muertas en distintas camas, pero en la misma habitación.

Cámaras de seguridad filmaron el coche de la madre estacionándose cerca de la escuela, a cinco km de la casa, a las 01:15 de la madrugada del lunes.

 

A las 06:30 de la mañana, una persona que no puede identificarse baja del automóvil, se coloca una mochila en la espalda y comienza a caminar hacia la escuela.

«Todo indica que fue el chico», dijo el coronel Benedito Roberto Meira, de la Policía Militar.

Según las autoridades, Marcelo mató a la familia entre la noche del domingo y las primeras horas del lunes, luego fue a la escuela donde estudia con el coche de la madre, pasó la noche en el vehículo y asistió a clase en la mañana del lunes.

El joven entonces se habría suicidado al regresar a su casa.

Según testigos, tras ir a la escuela, Marcelo fue llevado hasta su casa en coche por el padre de un compañero, a quien pidió que no tocara bocina frente a la casa para no despertar a su padre, que estaba durmiendo.

Las pericias forenses están en curso.

Al menos dos armas fueron halladas en las residencias, un revólver calibre .32 y un cuchillo dentro de la mochila que el adolescente llevó a la escuela, junto a otras pertenencias, y el revólver del padre, calibre .40, propiedad de la policía, según Meira.

 

FUENTE UNONOTICIAS.COM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *