Niños discapacitados, doble exclusión

OCOTLÁN DE MORELOS.- El sol del medio día anuncia el fin de la jornada escolar. Los pies infantiles bajan atropelladamente por las angostas escalinatas.

“Arturo” tiene doce años pero hace malabares para no caer. Sus reflejos son los propios de un niño con síndrome de Down.

Un pie tras otro pie va “Lupita” y “Armando” y “Ángel”, todos con algún tipo y grado de discapacidad.

Ellos acuden al Centro de Atención Múltiple (CAM) 43 de Ocotlán de Morelos, centro escolar que existe desde hace siete años y va errante de una casa a otra porque no tiene instalaciones propias ni infraestructura adecuada para las necesidades de las niñas y niños con discapacidad.

Es jueves. Algunos padres y madres de familia intercambian preocupaciones y adelantan planes para afrontar la suspensión del pago de renta que realiza el gobierno municipal. Ya no hay recursos, les argumentaron.

Las y los niños de Ocotlán que viven con discapacidad son víctimas colaterales del conflicto político que desde el 2012 envuelve a la municipalidad por la presunta malversación de cerca de 54 millones de pesos de los ramos 28 y 33, acusación atribuible al edil Miguel Ángel Pacheco Pérez.

Al cierre de la escuela se suma la suspensión de terapias de la Unidad Básica de Rehabilitación (UBR), que desde hace un año no da servicio porque, contrario al discurso político del presidente municipal, Miguel Ángel Pacheco Pérez, dejaron de pagar al personal.

La suspensión del servicio en la UBR de Ocotlán, no es el único caso. En el estado de Oaxaca el Sistema DIF cuenta con 40 Unidades Básicas de Rehabilitación, de las cuales 37 están funcionando y tres, la de Ocotlán de Morelos, San Pedro Pochutla y San Juan Bautista Cuicatlán, no brindan servicio.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en Ocotlán de Morelos, por cada 56 niños y niñas de 0 a 14 años sin discapacidad, hay uno con algún tipo de deficiencia visual, auditiva, motriz, mental.

En la municipalidad, hay 6 mil 394 niñas y niños de 0 a 14 años de los cuales 114 tienen una discapacidad. En el rango de 0 a 4 años son 20, en el de 5 a 9 son 31 y en el de 10 a 14 son 63.

“Estoy molesta, indignada porque a nivel institucional no hay nada para estos niños. No hay nada para los niños con discapacidad. Yo pienso que a esos servidores públicos no les interesan porque no les sirven sus votos no los toman en cuenta. Al final de cuentas son seres humanos y requieren de un servicio, tienen derechos como cualquier persona”, reprocha Anabel, madre de Ángel, un chico con retraso psicomotor por hipoxia neonatal derivado de una mala atención durante el parto.

Doble exclusión.

José Manuel Molina es padre de Sergio Alberto quien tiene discapacidad psicomotora. Sergio acude a la escuela desde la fundación de la misma en 2012. Lo anterior le ha permitido desarrollar sus habilidades y alcanzar cierto grado de independencia.

El padre de familia afirma que lo que ocurre con las y los niños con discapacidad en Ocotlán, es una doble exclusión que podría derivar en la marginación definitiva de un amplio número.

“No tener una escuela los va a marginar más. No hay muchas opciones para ellos. Nadie piensa en los niños con discapacidad. A veces ni los papás porque muchos los van dejando en casa, encerrados. Los diputados, a ellos menos les interesan”, lamenta José Manuel.

El largo camino

El Centro de Atención Múltiple nació en 2007, desde entonces se ha establecido en cuatro lugares diferentes, conforme al crecimiento, cada vez mayor, de la población con discapacidad.

En ninguno de los lugares llegaron a cumplir en infraestructura con los requerimientos necesarios.

En diciembre de 2011, ante las condiciones deplorables e insalubres en las que laboraba el CAM, las y los alumnos, padres de familia y profesores, protestaron en la capital oaxaqueña para exigir al gobierno la entrega de recursos y maestros para la atención de la población estudiantil.

Actualmente la escuela está asentada en una casa de dos niveles en donde se atienden a 35 estudiantes, algunos con discapacidad múltiple que están en sillas de rueda. Más de un 80 por ciento de las y los niños son de familia con escasos recursos.

Sara Díaz Luis, responsable del CAM, explicó que a través de un proyecto presentado a la Fundación “Rodolfo Morales”, un grupo de estudiantes de Arquitectura de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” (UNAM), se logró la realización de un diseño para la construcción de la escuela ecológica y con los aditamentos necesarios para la atención de personas con discapacidad, pero el proyecto está parado porque no han llegado los recursos.

La profesora confió en que las instituciones de gobierno garanticen el derecho a la educación de las y los niños con discapacidad.

Sara Díaz, resaltó que en Ocotlán hay un gran número de personas con discapacidad, muchos de los cuales no van a la escuela porque persiste la exclusión desde la familia.

INMOVILISMO SOCIAL 

De acuerdo con cifras de la ENADIS 2010 (Encuesta Nacional sobre Discriminación en México), los tres problemas que más señalan las personas con discapacidad son el desempleo, la discriminación y el no ser autosuficientes

27.5% Desempleo

20.04% Discriminación

15.7% No ser autosuficiente

6.4% Falta de apoyo gubernamental

6.0% Otros

5.5% Salud

4.9% no sabe / no contestó

3.7% Trasladarse o desplazarse

3.6% Conseguir aparatos para rehabilitación

5.4% Falta de transporte público especializado

1.6% Respeto a sus derechos

1.2% Carencia de lugares, espacios

0.2% Inseguridad, corre peligro

fuente noticiasnet.mx

Leave a Comment