El Río Ostuta revive gracias al tequio de los huaves

SAN FRANCISCO del Mar, Oax.-El Río Ostuta es considerado para los pueblos ikotjs y zapotecas un afluente natural de gran importancia, pues anteriormente los ancianos lo utilizaban como un canal de transporte para el comercio de sus productos.

El Río Ostuta nace en las montañas de Los Chimalapas, parte de la Sierra Atravesada. También lo alimenta en su trayecto arroyos y el Río Tamarindo, conocido como Río Zanatepec. Es considerado la arteria ecológica más importante para el desarrollo productivo de la zona oriente, casi como una reserva natural de gran importancia para los pueblos de la zona oriente del Istmo de Tehuantepec.

El cauce está perfectamente marcado desde la zona de los Chimalapas hasta el punto conocido por los huaves como “Paso Ta Vale”, que consiste en cinco kilómetros antes de su desembocadura a la Laguna, aunque desde San Francisco Ixhuatán comienza achicarse su angostura por las invasiones humanas.

El Rio Ostura desemboca en el mar muerto, conocido como “Marcito o Bocana”, teniendo un caudal ancho para la navegación de cayucos, sin embargo con el paso del tiempo, hace 25 años, el caudal se fue perdiendo, desapareció y el Río Ostuta se convirtió en un río peligroso.

Los municipios de Zanatepec, San Francisco Ixhuatán (zapotecas), San Francisco del Mar (Ikotjs) y Reforma de Pineda, son las comunidades que aprovecharon el canal de transporte en que se convirtió el Río Ostuta, pero actualmente los cuatro municipios y unas 30 comunidades son las que padecen inundaciones en cada temporada de lluvias.

El abandono de dos décadas y media de parte de las autoridades de los tres niveles de gobierno mantuvo a las comunidades hasta el año pasado padeciendo de inundaciones, principalmente en San Francisco Ixhuatán y San Francisco del Mar.

Asimismo, las desviaciones que ha emprendido el ser humano al asentarse territorialmente han causado que las tierras de cultivo contengan sal y la producción agrícola disminuya en gran medida.

Uno de los agricultores que ha padecido esta problemática es el comunero Isidro Díaz Nieto, originario de Santa Rita, San Francisco del Mar, quién expresó que la falta de desazolve el río ha cambiado sus pasos, porque el río se honda, se blanquea el agua como si tuviera sal y automáticamente la cosecha de maíz y sorgo se pierden.

“Ahora no podemos hacer siembra, cada año desde hace 20 años es lo mismo, antes esto era mágico y sagrado, había asentamientos pequeños, pero ahora en este año, con la iniciativa de nosotros y del alcalde de San Francisco del Mar, nuestra meta es limpiarla, tenemos la esperanza de que en este 2015 no nos inundemos y revivamos el campo”. Abundó.

Por su parte, el alcalde de San Francisco del Mar, Leonel Gómez Cruz, puntualizó que vivió en carne propia los embates de la naturaleza, pues toda su vida ha vivido en su tierra natal, en donde las inundaciones en cada verano se daban.

Detalló que el 25 por ciento de sus ingreso federal anual, alrededor de 2. 5 millones de pesos destinó al desazolve y reencauzamiento del cauce natural del Ostuta en los últimos 5 kilómetros, de los cuales hasta esta fecha se han logrado 3 kilómetros.

“El tequio, es un modo de ayuda mutua, donde la sociedad coopera sin recibir un solo peso, ha sido un éxito, pues mil 500 personas de 7 comunidades; Vergel del Maíz, Villanueva, Santa Rita, El Rosario, Puerto Estero, Santa Cruz y San Francisco del Mar se unieron y juntos hemos desazolvado 3 kilómetros, lo cual garantiza que no habrá inundaciones”, indicó.

El alcalde ikotjs señaló que cuando el proyecto de limpieza arrancó, en el mes de enero del 2015, los presidentes municipales de Reforma de Pineda, Adrian Meza y de San Francisco Ixhuatán, José Luis García Henestrosa, cooperaron, pero fueron quedándose en el camino y únicamente los comuneros huaves con el apoyo de una maquinaria del Ayuntamiento municipal se logró la limpieza de tres kilómetros.

Leonel Gómez Cruz, supuso que la falta de interés de sus dos homólogos pudiera ser que la limpieza de un río, no deja beneficios electorales, al contrario es un triple trabajo donde no se recibe nada a cambio para la suma de votos, pero sí para el beneficio de la sociedad, ahora difícilmente podrán inundarse.

“De que nos sirve tener un pueblo con mucha infraestructura, si nuestros campesinos están sufriendo, pero ahora con estos tres kilómetros suponemos que habrá producción de mar, se fortalecerá la calidad de agua para la producción agrícola y en la mayoría de las comunidades no habrá inundación y por lo consiguiente el ganado no se ahogará”, puntualizó.

El alcalde huave afirmó que después de casi 30 años de azolvamiento, la fuerza de los comuneros y amas de casa, logró lo que le decía el olvido y el abandono, por lo que esta obra beneficiará a cerca de 22 mil habitantes, siete agencias municipales de San Francisco del Mar y más de 20 comunidades de tres municipios antes mencionados (San Francisco Ixhuatán, Reforma de Pineda y San Francisco del Mar).

Este desazolve logró que el Río Ostuta se conectará nuevamente con su cauce natural, es decir con el mar occidental “Marcita”, tal y como lo identifican los huaves.

Por último expreso que esta obra de prevención no se había hecho por otras autoridades en esta zona oriente, “Estoy muy emocionado y más aún porque ni Conagua y Protección Civil contribuyeron, fue un trabajo totalmente hecho por nosotros, los huaves, destiné 25 por ciento de mi ingreso anual, no es mucho, ojalá sea un ejemplo para los otros ediles, en mi caso prefiero hacer una obra de beneficio social grande y no dar despensitas para que me sigan, mientras que cada año se inundan”, concluyó.

fuente imparcialoaxaca.mx

Leave a Comment