Están detenidas las obras frente a la Fuente de las Ocho Regiones

A 24 días de que se iniciaran los trabajos en la fuente de las Ocho Regiones, los vecinos de la calzada Porfirio Díaz demandaron al gobierno estatal agilizar las obras para que de nueva cuenta esa vialidad esté en operación.

Es que la maquinaria está resguardada, sin trabajar, mientras uno que otro empleado realiza algunas labores simples en la zona.

Molesto, el arquitecto Celestino Gómez Soto, vecino del lugar, dijo que el principal argumento de los constructores es que no les han pagado la obra en su totalidad.

Además, señaló que hacen falta presupuesto para la semaforización de la zona.

También apuntó que existe un desorden total en la obra, pues también retrasan la misma los trabajos que realizan empresas como Teléfonos de México (Telmex), la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Cablevisión.

“Ya es tiempo de que los que atan y desatan el presupuesto, se pongan de acuerdo y autoricen los recursos para concluir la obra. Los vecinos están molestos, con justa razón. Hace muchos meses que la vida en la zona no es agradable. El polvo, el ruido y la incomunicación están causando irritación”, dijo una de las comerciantes entrevistadas.

Otros refirieron que existen problemas para los peatones, pues la vialidad se convirtió en un peligro en sus tramos casi concluidos, debido a que el transporte urbano y algunos automovilistas toman la calle como carretera de alta velocidad.

Otros señalaron que existe el riesgo de que ocurran accidentes en el obelisco a Porfirio Díaz, pues al ampliarse la base se acotó la calle, y que a pesar de que se hizo la observación a la Secretaría de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial (Sinfra), no se hizo la rectificación.

Los mismos lugareños apuntaron que es tiempo de pensar en la semaforización de la zona, pues se corre el riesgo de que se registren accidentes.

Además, dijeron que los índices de iluminación de los arbotantes colocados son insuficientes para garantizar la visibilidad de las personas durante la noche.

Explicaron que existe la percepción de que la obra está abandonada y que en el último mes no se ha avanzado.

La mayoría aún conserva la esperanza de que la calzada Porfirio Díaz tenga una mejor imagen y beneficie a los comerciantes de la zona. Sin embargo, también empiezan a preocuparse debido a la alta velocidad con que circulan los automóviles.

Hace dos meses, comerciantes de la misma calzada denunciaron que por la falta de acceso a los clientes las ventas registraron una caída superior al 80%, situación que provocó también una gran pérdida de empleos.

Los inconformes, encabezados por Alejandro Aponte, señalaron que quienes enfrentan mayores problemas son los que rentan locales, pues en los dos últimos meses no han obtenido ingresos ni para pagar la renta.

Tras precisar que no están en contra de la obra, pues va a beneficiar a todos, denunciaron que la mayoría de los comerciantes y prestadores de servicios de la zona enfrentan serias dificultades económicas.

“Los ingresos, desde que inició la obra, no alcanzan para cubrir rentas, impuestos y nómina”, señaló.

Dijo que lo peor es que quienes están en la zona C, cerca del Hospital General, así como la zona B, han sido los más afectados, pues las obras llevan más tiempo sin permitir la entrada de automóviles.

Refirió que en la zona C les preocupa a los comerciantes que se haya convertido su calle en una vía rápida, no obstante que allí atraviesan estudiantes y hasta discapacitados que acuden al Hospital General “Dr. Aurelio Valdivieso”.

“La gente que viene acá no tiene dónde estacionarse. No queremos que nos quiten el estacionamiento. La pérdida va a ser enorme para los comerciantes. Ya de por sí andamos muy mal”, señaló.

Informó que desde hace varias semanas, los empresarios de la zona se reunieron y acudieron a la Secretaría de las Infraestructuras y no les dieron una respuesta, y que lo mismo ocurrió en el gobierno municipal, pues se echan la bolita unos a otros.

“Es mucho tiempo para una obra de ese tipo”, dijo a su vez un taxistas del sitio Antequera. Es necesesario abrir esa vialidad para que la circulación se normalice. Este es un cuello de botella enorme”, concluyó Alejandro Aponte.

fuente tiempoenlinea.com.mx

 

Leave a Comment