Hospital de Etla, un elefante blanco

Reyes Etla.- La construcción del hospital que se anunció en el año 2009 en esta comunidad, cuyo inicio se dio en 2010, es guarida de vándalos, y de guardia tiene a un bebedor consuetudinario a cinco años de su abandono. “Es el muro para las cosas malas y para el vandalismo”, se quejan los vecinos.

Son aproximadamente 40 millones de pesos los que se encuentran varados en esta obra negra que al interior está decorada por grafiti y lleno de pasto. Hace dos años a un costado, jóvenes de la comunidad del Valle Eteco habilitaron una cancha de futbol rápido. Ahora, ya ni eso.

Sólo se encontró a Don Porfirio pastoreando su ganado por este espacio. El terreno está desolado. Se observó a un hombre de aproximadamente 50 años. Vestido de negro y con una botella en la mano que al acercarnos, protestó.

Con diversas palabras poco audibles, rechazó la visita a esta estructura de lo que pretendía ser un hospital regional.

El hombre a quien conocen como “El Guardián” vive desde hace un par de años en los cuartos, que de haberse culminado, verían nacer a cientos de niños y salvado la vida a más de una mujer por complicaciones en su parto.

No obstante, la estrategia inadecuada, la propiedad del terreno entre otros factores, lo hacen inconcluso y abandonado. Lo convierten en la construcción que muestra los errores de las administraciones, dijeron vecinos.

Los SSO no pueden cerrar el expediente porque la empresa «Oaxes», encargada de los trabajos, abandonó la obra y por el otro lado, el litigio no está concluido. Los responsables de la empresa constructora, huyeron y dejaron tirado todo de un día para otro.

Eso también provocó que este proyecto sea una de las irregularidades de la pasada administración y presuntos desvíos que detectó la Auditoría Superior de la Federación, siendo titular de la Secretaría de Salud, Martín Vásquez Villanueva, ahora diputado federal.

Este hospital tendría una inversión de 91 millones 157 mil 242 pesos y se planeó en un terreno entonces donado por el expresidente municipal de Reyes Etla, Vicente Reyes Castellanos, pero tiempo después se enfrascó en un litigio por el hermano del exedil municipal.

Los hermanos, después se desistieron de la donación y al no existir documentos firmados, interpusieron la denuncia. La empresa que trabajaba se fue en 2010, último año de la administración de Ruiz Ortiz.

A 5 años de este abandono, ya registra destrucción en su sistema de aire acondicionado, robo de tuberías y basura.

Los moradores declaran que personas de lugares cercanos llegan a cometer el ilícito para robar el cobre o demás metal que puedan hacerse para vender.

En tanto, hicieron un llamado a que la autoridad estatal y municipal logre conciliar y concluir el hospital regional que vendría a desahogar la demanda en el Hospital Civil en atención materno infantil.

Sería parte de la red

obstétrica metropolitana

Según el encargado de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Héctor González Hernández, un litigio en la tenencia de la tierra obstaculiza la continuidad de la obra.

“No se debe construir en un terreno ajeno, en un terreno comunal, porque estás son las consecuencias”, expresó el encargado. Según estimaciones, con otra inversión similar al ya invertido se podría poner en operación este nosocomio.

Este sería parte de la red obstétrica metropolitana cuyo objetivo es reducir la muerte materna en la entidad, no obstante, los edificios, muros y la obra, están abandonadas.

Este hospital estaba destinado para 30 camas cuya primera piedra se colocó el 20 de octubre de 2009 por el entonces gobernador Ulises Ruiz Ortiz y Vicente Reyes Castellanos, como presidente municipal.

Será hasta que la instancia legal libere el caso cuando la administración actual verá la manera de reanudar la obra en ese espacio, que pretendió formar parte de la red hospitalaria del estado de Oaxaca.

No obstante, los SSO carecen de los recursos necesarios para emprender los trabajos en todas las obras inconclusas y el principal problema que registra este nosocomio es de tipo legal.

Vecinos piden resolver el caso

La señora Lucila, vecina de esta obra negra, contó a este medio que en las asambleas del pueblo, la comunidad ha exigido a la autoridad hacer algo porque se termine este hospital, que es de real importancia.

Actualmente, los señalamientos van dirigidos al edil Andrés Castellanos Ramírez –a quien este medio buscó, sin localizarlo-. Le piden que como autoridad logre dar certeza, que hable con el exmunícipe Vicente Reyes y Eduardo Reyes para que donen el terreno.

“Creo que no van a terminarlo, lleva varios años así en obra negra y no vemos que nadie venga para reiniciarla”, dijo.

Externó que incluso el pueblo pide que se expropie la propiedad porque se trata de un beneficio para la comunidad, no obstante, nadie hace nada. Tampoco la expresidenta municipal Cristina Reyes López, hizo algo al respecto para que este nosocomio beneficie a las 70 mil personas, que era la finalidad.

Añadió que los niños y las mujeres embarazadas pensaron que se iba a cumplir el compromiso del entonces mandatario estatal con darle un giro de un hospital materno-infantil con atención para las comunidades de la Villa de Etla.

Señaló que cuando el mandatario llegó hasta la “tierra del queso y del quesillo”, prometió que estaría equipado con equipo de punta, así como especialidades como gineco-obstetricia, cirugía, terapia intensiva, pediatría.

“Esperamos que en un momento retomen la obra por el beneficio de la población y la atención de esta Villa”.

Contó que en el pueblo se sabe que los propietarios del terreno piden recursos millonarios para dejar que siga avanzando, y se construya el nosocomio. “Pero también sabemos que ya fue donado dos veces. El padre de esos señores lo dejó al pueblo”, dijo.

De noche, según los vecinos, ahí se refugian grupos de jóvenes para consumir bebidas embriagantes e incluso lo ocupan para hacer sus fechorías.

“Hace unos días, un poblador amarró su caballo para que se comiera el pasto; ahí lo dejó y al regresar por el animal al día siguiente, encontró pedazos del caballo, sus huesos y la carne se la llevaron. Hasta la sangre quedó en las paredes”, dijo Concepción, otra de las vecinas de Reyes Etla.

Incluso los jóvenes cuando salen de sus clases se internan en esa estructura para sus intereses. “Se han encontrado condones, cartón, nylon, botellas; es una situación que representa un serio problema para la comunidad”, dijo.

Las estructuras se encuentran a dos cuadras del Palacio Municipal y del templo católico a escasos metros de la Villa de Etla.

fuente imparcialoaxaca.mx

Leave a Comment