El Arzobispo de Oaxaca, José Luis Chávez Botello, consideró ayer que legalizar el consumo de la mariguana, es una forma de abrir “escuelas del crimen” en todo el país, debido a que no disminuiría la delincuencia.

En conferencia de prensa, demandó a los legisladores y autoridades abrir el debate sobre el tema pero de una forma seria y profesional, con la participación de psicólogos, sociólogos, médicos, familiares de adictos y pacientes, para conocer la realidad de la problemática.

Sin embargo, consideró que en caso de aprobarse sería actuar contra las campañas de salud e intentos por mejorar la seguridad de los ciudadanos, en todos los rincones de la República Mexicana.

Para el Obispo Sinodal, la drogadicción es una triste realidad y un flagelo social que ha provocado violencia intrafamiliar e incremento en la delincuencia en barrios y colonias no sólo del país, sino también en Oaxaca.

Acompañado del coordinador de Comunicaciones Sociales de la Arquidiócesis de Antequera, José Guadalupe Barragán Oliva, destacó que el negocio de la droga deja mucho dinero a algunos, por lo cual se requiere un debate a fondo.

Consideró que antes de legislar, se debe tener claro cada una de las causas, no sólo por aspectos económicos o políticos, sino cómo impacta en lo social, en la salud y tranquilidad de las entidades.

“Sin duda, la legalización de la mariguana incrementaría la violencia, la inseguridad y sería como abrir  las puertas a las escuelas del crimen”, destacó.

Chávez Botello dijo que una ley que no garantiza una sociedad segura no tiene razón de ser, dado que daña y ensucia la vida humana. “La drogadicción es una triste realidad y un flagelo social que ha llevado la violencia a hogares, la inseguridad a las colonias y ha destruido la vida, aunado a que ha resquebrajado el tejido social”.

”La violencia y el crimen no se resuelve abriendo las puertas al vicio y al libertinaje”, advirtió.

Sobre el fenómeno del feminicidio, condenó los ataques a las mujeres en el estado, y exigió a las autoridades a aplicar la ley. Se debe desencadenar un proceso de acciones, con el fin de debilitar la tendencia la cual  ha ido a la alza en Oaxaca, cuestionó.

”Todo delito es reprochable cuando llega a dar muerte a un ser humano y más a una mujer”, cerró.

fuente imparcialenlinea.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *