¿Nos hace más felices tener más sexo?

Los humanos somos seres sociales, y hay muchas cosas, incluido el sexo, respecto a las cuales no podemos evitar compararnos con otros.

Hacerlo, darse un revolcón, no importa cómo lo quieras llamar, el caso es que el sexo nos hace felices y cuanto más a menudo lo practicamos, más felices somos. Sin embargo, la relación entre felicidad y sexo no es tan sencilla como parece, según este estudio realizado entre más de 15.000 estadounidenses.

En el mismo, los investigadores analizaron datos recopilados durante 8 años. Se les preguntó a los participantes con qué frecuencia habían mantenido relaciones sexuales durante el año anterior y cuál era su nivel de felicidad en la vida.

Algo más del 20% de los encuestados practicaban el sexo 2 o 3 veces por semana y otro 19% lo hacían una vez a la semana. El 18% contestó que no habían tenido relaciones sexuales en el año anterior.

Felicidad relativa

Sin embargo,la felicidad no estaba ligada solo a la cantidad de sexo que la gente tenía o dejaba de tener, sino que su nivel de felicidad también dependía de la frecuencia de la práctica sexual de otras personas. Cuanto más lo hacían en comparación con la media de la sociedad, más felices eran.

De manera que, alguien que tiene relaciones sexuales dos o tres veces por semana puede sentirse muy satisfecho con su vida si cree que sus amigos y colegas no tienen una vida sexual muy activa. Por el contrario, si cree que los demás lo hacen a diario, probablemente se sentirá menos contento.

Entes sociales

¿Sabés con qué frecuencia practican el sexo tus amigos? ¿Cómo se entera la gente de la vida sexual de los demás? Desde luego, con algunos amigos puedes hablar de cualquier cosa. Pero al margen de los amigos cercanos y las redes sociales, la información sexual se puede adquirir fácilmente en los medios de comunicación. Por ejemplo, las revistas masculinas y femeninas a menudo ofrecen los resultados de “encuestas sexuales” que han realizado anónimamente entre sus lectores respecto a su vida sexual. De esta manera, se obtiene una idea general de lo que otros hacen en la cama.

¿Por qué sentimos tanta curiosidad por lo que otros hacen en la cama? Los humanos somos entes sociales, dice el autor del estudio, lo que significa que no podemos evitar compararnos con otros. El problema, continua explicando, es que la mayoría de la gente sale perdiendo en la comparación: es más normal que creamos que lo estamos haciendo peor y no mejor que otros.

 

fuente msn.com

Leave a Comment