EN MENOS de mes y medio que tomó posesión, Sergio Pablo Ríos Aquino de la dirección de la Administración Directa de Obras y Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de la Ciudad de Oaxaca (ADOSAPACO), dijo que se han robado entre 30 y 50 tapas o rejas de alcantarillas y alrededor de 100 medidores de agua.

Aseguró que a pesar que las rejillas se soldan a un marco de acero empotrado a una cadena de concreto son hurtadas ya que los delincuentes destruyen el concreto.

Brigadas de trabajadores de la ADOSAPACO recorren la ciudad para reponer las rejillas, “nosotros venimos colocándolas y nos las vuelven a robar”, dijo.

Reconoció el alto riesgo que representa una alcantarilla abierta, sobre todo en temporada de lluvias en que no se aprecia la profundidad que tiene, y desafortunadamente no es posible conocer de forma inmediata en dónde está destapado un vertedero.

Ríos Aquino refirió que los robos se denuncian ante las autoridades correspondientes en contra de quién o quienes resulten responsables para que investiguen y exista un antecedente de esta cadena de robos que se viene dando desde hace algún tiempo.

Mencionó que las alcantarillas o tapas son vendidas por kilogramo obteniendo los ladrones entre 200 y 300 pesos cuando su costo va de los mil 500 a los 2 mil pesos, según sus dimensiones.

Finalmente, el director de la ADOSAPACO pidió a los ciudadanos reportar cuando conozcan de algún desagüe, colector o pozo de visita que carezca de rejilla o tapadera para tomar las medidas correspondientes y evitar accidentes, algunos fatales como el suscitado el domingo pasado en que perdió la vida un adulto mayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *