Pintas, vandalismo y ruina del edificio de Derecho, el mudo testigo de la historia de Oaxaca

Oaxaca.- El edificio central de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), muestra ya profundas cicatrices de los estragos causados por el paso del tiempo, pero también por las agresiones a causa de actos vandálicos.

En pleno conflicto magisterial, el histórico inmueble se convirtió en epicentro de manifestaciones sociales y de protestas que deterioran este recinto considerado parte de la ciudad patrimonio histórico de la humanidad.

La fachada del edificio padece las pintas de presuntos colectivos urbanos y es víctima de personas encapuchadas que mancillan sus paredes; las agresiones poco a poco ocultan y opacan los tonos grises y verdes que se desprenden de la cantera con la que fue construida en el siglo 18.

Los rostros de los 43 desparecidos de la normal rural de Ayotzinapa, en Guerrero, demandas para la libertad de los presos políticos y consignas en contra de las reformas estructurales de Enrique Peña Nieto, forman parte de la actual imagen visual de este monumento.

Piden respeto

Alondra es una de las universitarias que condenó la manera de operar de las organizaciones sociales que se encargan de afectar los inmuebles históricos. “No se dan cuenta que un edificio es parte importante de la historia de una ciudad, con sus acciones dan la imagen de porrismo, de actos fuera de control para exigir solución a sus demandas”.

María Fernanda, estudiante de Derecho, exigió a las autoridades y a la administración central de la UABJO que “realmente hagan algo para proteger los inmuebles universitarios, pero sobre todo, aquellos que forman parte del patrimonio de Oaxaca”.

Eduardo Santos es otro universitario preocupado por el daño que sufre este inmueble. Estudiante de la carrera de Arquitectura, en la facultad 5 de mayo de la UABJO, criticó la aparente apatía de las administraciones de rectoría, “nadie hace nada. Aquí vienen los rectores a dar discursos que se quedan en pura demagogia, no hay interés por tratar de reparar lo que ya está afectado y que va a ser difícil que pueda corregirse”.

Catedráticos consultados en la Facultad de Arquitectura coincidieron con que los daños causados en este edificio atentan contra el patrimonio de toda una generación de oaxaqueños que se esforzaron por construirlo. «Los daños van de minimos a muy significativos», indicaron.

Es importante mencionar que se buscó la opinión del rector, Eduardo Bautista Martínez y del director de la Facultad de Derecho, Reynel Vásquez, sin embargo ninguno de los dos personajes atendió la petición.

Daños en cantera

Por su parte, el antropólogo e investigador de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca (FAHHO), Nicholas Johnson, explicó que los daños más graves a los inmuebles que se pintan con grafiti se presentan al momento de la restauración, pues la cantera verde es muy dificil de despintar, incluso se llega a desgastar.

Alertó que estos daños no sólo están presentes en el edificio central de Derecho, también en la Catedral Metropolitana, el Teatro Macedonio Alcalá, el Palacio de Gobierno, el templo de San Francisco y el edificio de Correos, principalmente.

Fue un domingo 31 de marzo cuando el edificio central de la facultad de Derecho amaneció con daños en la cantera, los escalones y los pilares del acceso principal se encontraron rotos. A tres años esos daños siguen visibles en el inmueble y poco a poco generan un mayor deterioro.

Al interior del inmueble la huella que deja el tiempo se plasma en la fuente que data del año 1894 y el monumento erigido en honor al benemérito de las Américas, Benito Juárez García.

Un poco de historia

Documentos de la sala de Asuntos Oaxaqueños de la Biblioteca Central Margarita Maza, señalan que el edificio de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UABJO fue remodelado por el gobernador Martín González a fines del siglo XX.

La remodelación se dio como parte del programa conmemorativo de los 100 años de natalicio de Benito Juárez en 1906, siendo inaugurada por Emilio Pimentel. Con esta remodelación el edificio adquirió la fisonomía actual, cuyos acabados se enmarcan en el neoclásico, muy utilizado por los arquitectos de fines del siglo 19 y principios del 20”.

En sus inicios, este inmueble fue la sede del Instituto de Ciencias y Artes del Estado, hoy la UABJO, y surgió en la vida académica el 8 de enero de 1827, en el antiguo ex convento de San Pablo.

En 1862, con motivo de la aplicación de las Leyes de Reforma, el Seminario de la Santa Cruz desocupa el edificio donde operaba, por lo tanto el Instituto de Ciencias y Artes del Estado se traslada a este lugar en 1862, en la esquina que forman las calles Avenida Independencia y Macedonio Alcalá.

Fue en 1955 cuando se transformó en Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca por un decreto del general Manuel Cabrera Carrasquedo, gobernador del estado.

En este edificio funcionaron todas las escuelas de la universidad oaxaqueña las cuales, a partir de 1956, comenzaron a descentralizarse.

Este instituto en 1909 tenía 3 mil 490 alumnos, dos talleres, la biblioteca y el museo del estado; en la actualidad la edificación es ocupada por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, la Biblioteca , la oficina de Teatro Indígena y el Gimnasio Universitario.

En el Pequeño Diccionario Enciclopédico de Oaxaca, escrito por Manuel Zárate Aquino, se precisa que en la época de la colonia este edificio fue sede del Seminario Conciliar de la Santa Cruz.

fuente http://www.nvinoticias.com/

Leave a Comment