Para la noche del 31 de diciembre las familias oaxaqueñas que celebran con la cena de Año Nuevo es tradición comer 12 uvas, cuya ingesta se sincronizan con las campanadas del reloj segundos antes que den las 12.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *